Este blog ha sido creado para que los paceños nos quitemos el estigma de que somos masistas. LA PAZ NO APOYA AL MAS, La Paz no apoya los afanes totalitarios del gobierno de Evo Morales. Bienvenidos los nuevos lectores: LA PAGINA SE ACTUALIZA DIARIAMENTE

viernes, 4 de julio de 2008

Fatiguillas presidenciales

simple vista, pareciera que el Sr. Presidente se mete en aprietos por puro lenguaraz, por falta de experiencia protocolar o porque cree que conducir un Estado es igual que dirigir un sindicato. Pero concedámosle el beneficio de la duda y pongámonos en sus calzones. Los gobernantes, de cualquier partido político, clase social o nivel intelectual que fueren: no están, como nos dicen, en el "puesto del sacrificio", sino por golosos, pues no se sentarían en el trono si todo fuera recibir críticas, rechiflas e insultos. Además de muchos privilegios, tienen un poder limitado en teoría cuyo alcance no depende de sus eventuales alianzas ni de las leyes, sino de su capacidad de mando y liderazgo. He ahí el problema: quieren gobernar asentando el poder en un partido político o en allegados que fungen de asesores o colaboradores. Se meten en honduras porque sobreestiman su capacidad personal, porque no están conscientes de la dimensión de su poder o porque ignoran la exacta naturaleza de sus funciones, pues hay cosas ineludibles que hacer, prohibidas de hacer e imposibles de hacer. Todo ello está en la Constitución, implícita o explícitamente; pero la casuística de las leyes choca con la realidad, y cada gobernante debería actuar superando sus propias circunstancias. En los hechos, los presidentes bolivianos tienen prerrogativas y atribuciones que envidiarían Gengis Khan, Napoleón o Hitler: son cabeza ceremonial de la Nación y deben recibir y saludar a "distinguidos" visitantes extranjeros, asistir a inútiles conferencias internacionales, perorar en aniversarios cívicos y en ceremonias insulsas, encabezar desfiles militares y procesiones religiosas, lanzar mensajes navideños y salutaciones a gremios, condecorar a personalidades meritorias o a impostores, poner primeras (y únicas) piedras, inaugurar obras públicas necesarias o superfluas, firmar recomendaciones para infinidad de conmilitones obsecuentes, etc. La ley les asigna algunas de estas tareas; pero ellos se arrogan otras, por puro cantores. ¿Con qué tiempo administran el país, Dios mío? Pues no gobiernan: andan por aquí y por allá parchando problemas, y agravian su investidura poniéndose boca a boca con opositores desaforados o intentando explicarles cosas que no les conviene entender. Viajan por el mundo a hacer cositas que sus embajadores son incapaces de hacer y, para colmo, son además jefes de un partido, olla de grillos que deben atender. ¿Cuándo duermen? Estremece la sola idea de que las "capitalizaciones" y las nacionalizaciones hayan sido concebidas entre bostezos, con los ojos ya cerrados. ¿Por qué no delegan algunas cosillas a su legión de segundones y adulones? Porque esos caballos podrían desbocarse y deben aferrarse a las riendas: pero igual: si se replegaran a un segundo plano no podrían evitar que sus segundones metan la pata a diestra y siniestra. Están condenados a meter la pata personalmente. La dignidad y la majestad presidenciales tampoco exigen recluirse en un palacio de cristal, recibiendo informes, aplausos o adulaciones de los cortesanos: pero exigen evitar el derroche de tiempo y dinero en asuntos ornamentales, triviales, bajando hasta las masas sólo para pedirle apoyo, y haciendo asquitos. Estas fatiguillas podrían evitarse fácilmente, pues en muchos actos los presidentes son tan prescindibles como el papel picado, las serpentinas y los fuegos artificiales. Pero necesitan lucirse y afianzar su caudillismo y ahí están, en actividades decorativas, inútiles y pedestres, metiendo las patas hasta la rodilla.
Fuente:
http://www.lostiempos.com/noticias/04-07-08/04_07_08_pv5.php

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

Archivo del blog