Este blog ha sido creado para que los paceños nos quitemos el estigma de que somos masistas. LA PAZ NO APOYA AL MAS, La Paz no apoya los afanes totalitarios del gobierno de Evo Morales. Bienvenidos los nuevos lectores: LA PAGINA SE ACTUALIZA DIARIAMENTE

viernes, 14 de noviembre de 2008

Alan García pone en su sitio a Evo Morales

http://www.noticias24.com/actualidad/noticia/19967/alan-garcia-pone-en-su-sitio-a-evo-morales/

De polo gasífero a hueco energético

En tres años de gestión, el MAS ha convertido el sueño de Bolivia de convertirse en el polo gasífero de Sudamérica en ser, en la realidad, el hueco energético del continente. En el sector hidrocarburos se han sucedido cambios constantes en sus niveles ejecutivos, inventándose el “patriotímetro” para justificar el nombramiento de incapaces en cargos clave y que ahora son los responsables de las colas para comprar combustibles; hoy se puso de moda el “dignidómetro” para expulsar del país a todos los que estorban al narcotráfico. ¿Para ser digno hay que ser cocalero? YPFB acapara cada vez más competencias para no cumplir eficientemente con ninguna. Lo único que frena las protestas de los sectores afectados por el desabastecimiento es el miedo que impuso el Gobierno al mantener el estado de sitio en Pando y capturar más opositores al régimen. Su impotencia ha llegado a tal grado que hoy apunta a todos lados buscando culpables, pero no soluciones. Sus ejecutivos tienen una pálida idea de lo que hay que hacer, pero no saben cómo hacerlo. No se ha dado un solo paso efectivo para incrementar la producción, o producir más diésel, o convertir el parque automotor a gas, y menos industrializarlo. Una vez que ha pasado el carnaval de firmas de convenios con fines proselitistas con Argentina y el Mutún, para vender más gas se tiene al mercado interno desabastecido y pronto no podremos cumplir con el Brasil. El resultado de la falta de inversión oportuna y suficiente es catastrófico: los ingresos se gastarán principalmente en importar diésel, GLP, gasolina y pagar multas a los compradores. No es casual que se hable ya de echarle mano a las reservas internacionales. A más de un año de la firma de los nuevos contratos, las inversiones han sido postergadas una y otra vez, a tal punto que este año tampoco superarán los 200 millones de dólares, con sólo tres pozos perforados en vez de los más de diez que se necesitan anualmente para incrementar la producción. ¿Quién pagará la factura de que Brasil, Argentina y Chile hayan optado por instalar plantas de regasificación para comprar gas de ultramar y nos hayan borrado de su lista de proveedores? ¿Será premiado el presidente Morales con la reelección luego de tanto daño al Estado? ¿Qué se debería hacer prioritariamente?. Desarrollar las reservas probadas de gas en los megacampos del Chaco, perforando pozos, instalando las plantas de tratamiento correspondientes y tendiendo los ductos necesarios para mover los fluidos a las refinerías y a los mercados. ¿Quién debe hacer el trabajo? YPFB, eliminando las barreras que impiden la implementación de los contratos. ¿Qué no se debería hacer? Invertir el poco capital que tiene YPFB en tareas de alto riesgo como la exploración de hidrocarburos en zonas no tradicionales. Se han entregado sin licitación alguna, en contratos de asociación, doce bloques a PDVSA, cuatro a GTL Internacional, dos a Gazprom, uno a Pluspetrol, otro a Tecpetrol y otro a Eastern Petrogas Limitada. ¡Ni esta compañía ni GTL International producen un solo barril de petróleo en ninguna parte del mundo! ¿Y la nueva Constitución? Bien, gracias. Ésta será una barrera a la inversión extranjera porque obliga a nueva adecuación de los contratos y a reinvertir las utilidades en el país, además de no reconocer ningún arbitraje internacional. ¡Así que prepárese compañero a hacer colas más largas y frecuentes para comprar una garrafa o cargar el tanque del vehículo! Nadie en el corto plazo nos podrá salvar de esa tragedia. * Senador por Podemos, geólogo petrolero crdarlach@yahoo.com
http://www.laprensa.com.bo/noticias/14-11-08/14_11_08_opin3.php

El proyecto de Cosntitución

Es evidente que un porcentaje elevado de la población boliviana no se siente identificada con el proyecto de constitución promovido por el partido en gobierno. Aunque dedicaré este artículo al análisis de algunos puntos específicos, es importante comprender que ellos no representan el problema de fondo, de hecho, no son más que síntomas de una enfermedad cuyo origen está impreso en las raíces de nuestra dinámica social. Nacionalidad boliviana.- Aunque en este punto también nos referimos a una omisión, reparada últimamente, ésta fue una que produjo un chillido estridente sobre todos los que estudiamos leyes. El derecho comparado saca en evidencia que el reconocimiento de una nacionalidad que unifique a la totalidad de los pobladores es casi un elemento esencial de la fórmula constitucional. Este dato nos obliga a preguntarnos el motivo detrás de esta decisión. Estando conscientes del esfuerzo masivo de los asambleístas por proteger a las nacionalidades indígenas, me pregunto si este aparente descuido no es sino otro mecanismo de defensa, diseñado para brindar mayor cantidad de herramientas jurídicas a la porción indígena de la población boliviana. Símbolos Nacionales y Símbolos Estatales (Coca, Whipala).- Quizás esta sea una de las críticas más certeras sobre la inexistencia de una nacionalidad que nos ampare a todos como bolivianos. Uno de los elementos de una comunidad son los símbolos que los representan como un único pueblo, idealmente deberían representar a la totalidad de los comunarios. La constitución reconoce símbolos con los que sólo una porción siente identificación, como la coca o la whipala. Existe la posibilidad que esta disposición nutra de símbolos oficiales a las facciones más radicales del divisionismo occidental y de argumentos a quienes desean desconocer las disposiciones gubernamentales. Reelección de Presidente.- Este punto se reduce a una sencilla pregunta: ¿Es prudente conservar a un hombre en el poder por 10 años consecutivos? ¿Realmente creemos que es posible que una persona no vea su carácter alterado por una exposición tan prolongada al poder? ¿Existirá algún espíritu que no se fragmente con este tipo de dinámica como rutina durante 10 años? Según mi criterio, no es deseable exponer al líder a tal carga de poder, no sólo por el temor de verlo consumido por él, sino porque haciendo esto perdemos algo del dinamismo propio de un Estado democrático. La constitución exige a los medios de comunicación ser veraces, pero ¿quién sabe que es verdad? ¿El Estado?... Asusta la idea de un Estado que sea dueño de la verdad. Tener el monopolio de la verdad corresponde a gobiernos no democráticos y no resulta recomendable para uno que pretende serlo.
http://www.lostiempos.com/noticias/14-11-08/14_11_08_pv4.php

Para muestra ya son demasiado botones

Los derechos a la vida, al honor, a la libertad y al trabajo están entre los derechos más preciados que poseemos las personas. Pero es evidente que al gobierno le tienen sin cuidado. Basta observar que hace su mejor esfuerzo mediático para mellar esta vez la dignidad de los miembros del disminuido Órgano Judicial. El acecho fue en primer lugar a los magistrados del Tribunal Constitucional y ahora a los ministros de la Corte Suprema de Justicia y especialmente la Sala Penal Segunda de la misma. Ya no debería llamarnos la atención esta reincidente actitud si no fuera porque apenas han pasado pocas semanas de los esfuerzos sobrehumanos que para ambos bandos significó el diálogo. De ahí la reflexión que se transforma en interrogante: ¿Cual es la intención objetivo de arremeter contra todo juez o tribunal que se atreva a aplicar la Constitución y las leyes vigentes? Además de hacerlo en cumplimiento de sus atribuciones y obligaciones constitucionales como es la de definir la jurisdicción judicial que se aplicará a las personas hasta valorar las pruebas y emitir sentencias. De sembrar sospechas se sirve el oficialismo para instituir medidas de advertencia ejemplificadoras de lo que le puede ocurrir a cualquier autoridad judicial que se aparte de sus designios o visión. ¿La descalificación mediática ser puestos a disposición de procedimientos irregulares viciados de nulidad serán su destino? Sí a las autoridades judiciales que conocen de leyes y procedimientos se les atropellan sus derechos figúrese lo que podrá sucederle a usted. ¡Para muestra, ya son demasiados botones! ¿Cuál es la intención del burdo atropello gubernamental contra la dignidad de las personas? El atropello no es otra cosa que la extraordinaria capacidad para acomodarse al viejo rol de hacer política en nuestro país. En otras palabras, el séquito gubernamental pasó de reclamar por la violación de derechos humanos a ser violador de derechos humanos; de ser victima, a ser conculcador de derechos fundamentales. ¡Situación inadmisible peor aún si se utilizó los derechos humanos como bandera, autoatribuyéndose la vanguardia y defensa de los mismos! La zozobra y el temor a estas señales gubernamentales que envían a la opinión pública a través del medio escrito o televisivo es el de la advertencia. Si aplicas los procedimientos y garantías judiciales, eres corrupto; si quieres autonomía, eres separatista; si crees que la paz social no se puede imponer con cercos, eres radical. ¿El objetivo es lograr zozobra jurídica y obediencia incondicional? El colofón de esta cadena de irregularidades antidemocráticas ahora estalla con el inicio de un juicio de responsabilidades contra los ministros de la Sala Penal de la Corte Suprema, a la Corte Suprema, al Fiscal General de la República. El Gobierno está dispuesto a sentar a todo funcionario judicial en el banquillo de los acusados ante el espejismo de ser estandarte de la verdad absoluta y la única vía. Síndrome mesiánico que padecen todos los políticos en nuestro país. En la administración de Justicia muchas de las decisiones judiciales no son lo más populares, ni reflejan el pensamiento personal de cada juez. Los jueces inferiores así como los jueces supremos deben sujetar sus decisiones a los principios procedímentales de derechos humanos que guardan tanto el contenido como la forma de los mismos. Principios como las reglas de debido proceso y de presunción de inocencia sin importar quién es el sindicado. La aplicación de estos principios no busca satisfacer a abogados, ni a autoridades, ni a colegas. Devienen de sus atribuciones y responsabilidades constitucionales de preservar los derechos de defensa que tienen las personas. El Dr. José Luís Baptista como abogado, catedrático, juez, representante del Defensor del Pueblo, Ministro de la Corte Suprema ha tenido la responsabilidad de tomar decisiones jurisdiccionales y ejercer obligaciones constitucionales de procedimiento fundadas en razones jurídicas con plena libertad desechando el camino de responder a decisiones razonadas blindadas políticamente y de resguardo personal. ¿Qué pensó el gobierno? Que al ser su designación como Ministro fruto de un diálogo anterior entre oposición y oficialismo tenía la obligación de someterse a las circunstancias. Como hombre de leyes de larga trayectoria jurídica y conociendo el espíritu que lo anima la única servidumbre que reconoce es a la Constitución y a las leyes, sea que tengan que aplicarse a gobernados como a gobernantes.
http://www.lostiempos.com/noticias/14-11-08/14_11_08_pv3.php

Morales asegura que la DEA no volverá a Bolivia

http://www.lostiempos.com/noticias/14-11-08/nacional.php

¿El inicio del ocaso de la hegemonía masista?

Homero Alfaro
El cambio de milenio coincidió con el quebranto del paradigma neoliberal instaurado en torno a 1990 y es así que a partir del año 2004, en América Latina ascendieron al poder alianzas políticas de neto signo antimercado/capitalismo (Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Paraguay y parcialmente Argentina) mientras que otros países de la región, donde la reformas lograron dar frutos, decidieron tomar lo que había funcionado de las medidas liberales y cambiar lo malo (Brasil, Chile, Perú, Colombia como los más importantes).
En el caso de Bolivia, los cambios neoliberales no alcanzaron a generar consenso en torno a la continuidad de políticas crecientemente descritas como injustas y regresivas y es bueno remarcar que los propios gobiernos catalogados como neoliberales, al no ser capaces de erradicar vicios como la corrupción, el “peguismo” y la prebenda, retardaron algunos resultados de las reformas que quizás hubieran evitado, al menos parcialmente, el fracaso del modelo. Es así que en el momento más bajo y por lo tanto crítico —en lo económico y político— del modelo neoliberal, tomó el poder la combinación de izquierda e indigenismo que más lo rechazaba, y para ello explotó certeramente las frustraciones profundas de la gran mayoría de los bolivianos debidas al fracaso de las reformas en entregar los beneficios prometidos. Al explotar esas frustraciones, las cuales van de la mano con desengaños causados por la creciente desigualdad social y económica, el MAS logró reforzar sus posiciones radicales alimentando el sentimiento popular contra el sistema económico y político que rigió al modelo anterior.
Asimismo, el MAS tuvo la gran fortuna que la buena situación macroeconómica general le permitió tener autonomía política respecto del sector económico/financiero debido a que la recuperación de los términos del intercambio para “commodities” generó el ambiente propicio para obtener tranquilidad en el presupuesto fiscal y en la balanza comercial, que fueron precisamente las grandes debilidades del anterior modelo, a tal extremo que el Gobierno incluso llega a comportarse de manera displicente con el FMI y el Banco Mundial porque ya no eran necesarios sus fondos de emergencia que permitían que Bolivia no cayera en la cesación de pagos y en el caos económico. Es así que el oficialismo logra mantener una política de gasto populista sin afectar inicialmente la estabilidad de precios, lo cual cimentó la popularidad del Gobierno, ya que la gente creyó que efectivamente la nueva administración sabía hacer bien las cosas y que el modelo neoliberal simplemente no servía.
Por otra parte, la crisis del sistema financiero internacional está dando a los gobiernos anticapitalistas un argumento más para demostrar que el modelo neoliberal es ´perverso´ y que está entrando a su etapa de erradicación definitiva, siendo la primera reacción ante esta aparente “aniquilación”, las políticas intervencionistas para que el Estado tenga un papel fuerte para resolver las asimetrías que genera el mercado, sin embargo, en el caso particular de Bolivia, el éxito económico y político del MAS —espectacular por su contundencia— ha permitido que sus paradigmas ideológicos sobrepasen el límite de lo que es práctico y posible, y es así que su gestión de gobierno enfocada en el estatismo, ante la severa crisis que se viene el próximo año, se verá finalmente enfrentada a la cruda realidad que dice que la economía no se desarrolla mediante frustraciones y oposiciones ideológicas, sino con propuestas y definiciones positivas y ante todo pragmáticas. Es así que, y haciendo una comparación con la ley de gravedad, el MAS habría llegado a su punto más alto y ahora sólo le tocaría empezar a caer y en ese sentido, la poca capacidad que el partido de Gobierno tiene para administrar la economía en un contexto de crisis y su incredulidad para aceptar que el capitalismo simplemente se reacomodará después de esta debacle, permitirá que los sectores dominantes tradicionales se reorganicen revestidos de banderas aparentemente progresistas, como las autonomías, la coparticipación y la distribución de la riqueza, pero que esconden la movilización y activación de los esquemas históricamente asociados a las estructuras de poder tradicional, con el apoyo de los medios de comunicación y los grupos de interés neoconservadores.
A lo anterior se complementa la autoindulgencia en la que ha entrado el oficialismo, a tal extremo que actualmente se consideran invencibles políticamente y es por eso que el MAS ha empezado la declinación de su hegemonía en lo político en el peor momento ya que de aquí a un año, producto de la crisis económica que se avecina, el apoyo generalizado que ahora tiene disminuirá peligrosamente justo en el momento eleccionario donde se juega la continuidad de sus reformas, lo que le impedirá conseguir su mayor anhelo: el dominio absoluto en todos los poderes del Estado y en particular el Parlamento. Mientras el MAS no internalice ese antiguo refrán de la política: “el vencer es sólo el comienzo, porque a fin de cuentas, tomar el poder es lo más fácil” es muy probable que los bolivianos, después de toda esta conmoción que ha significado la nueva Constitución Política del Estado, confirmemos nuevamente que en nuestro país todo cambia para que nada cambie.
Homero Alfaroes especialista en prognosis
http://www.la-razon.com/versiones/20081114_006456/nota_264_710539.htm

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

Archivo del blog