Este blog ha sido creado para que los paceños nos quitemos el estigma de que somos masistas. LA PAZ NO APOYA AL MAS, La Paz no apoya los afanes totalitarios del gobierno de Evo Morales. Bienvenidos los nuevos lectores: LA PAGINA SE ACTUALIZA DIARIAMENTE

lunes, 19 de enero de 2009

EXclusión constitucional de los pobres urbanos

La Constitución que irá a referéndum el 25 de enero se caracteriza por la exclusión de millones de ciudadanos bolivianos que no ingresan en la categoría de ‘naciones y pueblos indígena originario campesinos’. Mencionadas éstas inicialmente en el art. 3, se clasifican en 36 grupos en el art. 5, ingenuamente referidas como idiomas. Sin embargo, adquieren su premeditado propósito en la Segunda Parte, Título I, Capítulo Primero, Séptimo párrafo, que establece “circunscripciones indígena originario campesinas” que “forman parte del número total de diputados”. Esta primera revelación política luego encuentra una segunda manifestación –la jurídica– en los artículos 191 y 192 al referirse a la ‘Ley de Deslinde Jurisdiccional’, que define los límites legales entre las naciones o pueblos indígena originario campesinos y el resto de los bolivianos. Por sus mayores consecuencias en la agudización de las diferencias sociales, la exclusión social y la pobreza, las implicaciones más serias y profundas del art. 5 se encuentran a partir del art. 306, en la dimensión económica. El art. 307 reza: “El Estado reconocerá, protegerá y promoverá la organización económica comunitaria. Esta forma de organización económica comunitaria comprende los sistemas de producción y reproducción de la vida social, fundados en los principios y visión propios de las naciones y pueblos originario y campesinos”. A partir de ese punto, las formas de discriminación entre los 36 grupos y el resto es repetitivo y abunda en diferenciación de trato. El art. 308 repite las palabras iniciales del artículo anterior para referirse a la iniciativa privada, pero –sutilmente– elimina ‘promoverá’. No tan sutilmente continúa el énfasis en la discriminación en repetidos artículos (313, 330, 334, 336, 337, 388, 392, 405 y 406). Con la excepción del inc. 6 del art. 311, se elimina toda referencia a las poblaciones urbanas. En ese inciso se afirma: “El Estado fomentará y promocionará el área comunitaria de la economía como alternativa solidaria en el área rural y urbana”. Si ya lo comunitario prácticamente no existe en el sector rural, ¿cuánto más podría fomentarse en las urbes, que incorporan al 70% de la población boliviana? Se constata así que los grandes olvidados del proyecto de Constitución son los pobres urbanos. Para que éstos logren algún beneficio parece que la única salida que les quedará será volver a su comunidad de origen. Exactamente como apuntó el diputado Pimentel en un debate que sostuvo en radio Patria Nueva. Así y todo, sólo hay que imaginar a campesinos que salieron por la pobreza de la tierra que heredaron o porque su minifundio ya no se podía dividir más y, después de aprobada la Constitución, quieran reclamar lo que les toque del magnánimo Estado revolucionario. Lo más seguro es que estos reclamos sólo generarán enfrentamientos y, sin la menor duda, mayor exclusión. El proyecto de Constitución declara “evitar la desigualdad, la exclusión social y económica, y erradicar la pobreza…” (art. 316); sin embargo, lo que efectivamente impulsará es todo lo contrario, particularmente para los originarios pobres urbanos.
http://www.eldeber.com.bo/2009/2009-01-19/vernotacolumnistas.php?id=090118222924

Los nuevos dioses de la NCPE

El Preámbulo del proyecto de Constitución Política del Estado (CPE) de Bolivia concibe la creación del mundo desde la cosmovisión materialista andina, contradiciendo así el Génesis de la Biblia, que el 95% de los bolivianos cree.Quien haya escrito esta abominación, sea venezolano, cubano, español o boliviano, inicia el inédito ‘génesis’ con un Adán asexuado (sin Eva) aplicando el manual del materialismo ateo. Confronta: “En tiempos inmemoriales se erigieron montañas, se desplazaron ríos, se formaron lagos”, con Génesis 1 de la Biblia, que dice: “En el principio creó Dios el cielo y la tierra”.Se corrompe así uno de los misterios de Dios y del hombre contenidos en el Génesis y también temas concretos como la familia, la bendición, la promesa, la esperanza, el pecado, el castigo, la redención, el bien y el mal.Se ‘prostituye’ la creación del universo y del hombre, el origen del pecado y del sufrimiento, los patriarcas desde Adán hasta Noé, el relato de la torre de Babel… Convierte este proyecto de Constitución de un país en nueva Biblia, que promueve el racismo, confronta a las clases y estimula la marcha, la guerra y el martirio en nombre del Estado, que es el nuevo dios presidente.El relato del Preámbulo del proyecto de Constitución del MAS tiene como principal protagonista al Estado o su Presidente, que es el nuevo Dios, que juzga y castiga a quienes hacen lo malo, pero protege, guía y ayuda a quienes lo aman, idolatran y obedecen. Es el Estado sin alma ni espíritu, que sólo busca que predomine el ‘vivir bien’ en convivencia colectiva.Esta tentación de ser Dios deja atrás la tradición de fe presente y de nuestros antepasados, y asume el “reto histórico de construir colectivamente el Estado Unitario Social de Derecho Plurinacional y Comunitario”.La fortaleza de la Pachamama andina se apropia y hace suya la Amazonia, el Chaco, el altiplano, los llanos y los valles en una toma definitiva de la tierra y el territorio para la construcción del nuevo Estado colonial extranjero.El Presidente, el Vicepresidente y los ministros están advertidos del fruto del árbol prohibido, que dio vida al ilegal texto constituyente que en Bolivia pretenden imponer. Los jinetes del Sí seguramente se verán cabalgando el 25 de enero.
* Abogado y docente universitario
http://www.eldeber.com.bo/2009/2009-01-19/vernotacolumnistas.php?id=090118223024

El gobierno en su mala hora

Precisamente cuando más urgido está de buenas noticias que revitalicen su alicaída campaña en defensa de su proyecto de Constitución Política del Estado o, por lo menos, detengan su descenso en las intenciones de voto, el gobierno ha recibido durante los últimos días una andanada de duros golpes, lo que está haciendo estragos en los ánimos de las filas oficialistas. Primero, fue Lula da Silva quien, ante las cámaras que proyectaban la escena a todo el mundo, como abnegado padre a su hijo díscolo sometió a Evo Morales a una severa reprimenda que en nada favoreció a la imagen de víctima de una maligna confabulación que hasta ahora tantos réditos le dio. Inmediatamente después, el Presidente tuvo el dudoso privilegio de merecer una frase destacada entre las declaraciones que Hillary Clinton hizo al anunciar las líneas maestras que guiarán su gestión como Secretaria de Estado. Dijo que se propone aplicar una política vigorosa con quienes, como Hugo Chávez y Evo Morales “siembran temor” en la región. El pronunciamiento de la Conferencia Episcopal de Bolivia, mediante el cual hizo públicas sus críticas a aspectos centrales del proyecto constitucional, en circunstancias en que el tema religioso se presenta como uno de los más cuestionados por amplios sectores de la ciudadanía, fue también un revés que sin duda hará mella en las expectativas oficialistas. Para empeorar el panorama, el MAS fracasó rotundamente en uno de sus principales objetivos inmediatos, como era hacerse del control de la Cámara de Senadores, cuando no neutralizar a la oposición recurriendo a una de las fracciones de Podemos. Y como si los golpes provenientes de factores externos no fueran suficientes, una serie de malos pasos dados por el régimen empeoraron su ya incómoda situación. La decisión de romper relaciones diplomáticas con Israel, adelantándose inclusive a Venezuela, para alinearse con Irán y el bloque de organizaciones terroristas que ese país encabeza y patrocina, puso a Bolivia en el centro de la atención mundial y terminó con la escasa simpatía que todavía inspiraba el masismo en el exterior. No sólo EE.UU., sino la Unión Europea y las naciones vecinas se sintieron con razón agredidos por la acusación de “cómplices del genocidio” que impulsivamente les dirigió Morales a quienes optaron por la vía diplomática para resolver el conflicto que enfrentó a Israel y Hamás. Así, tanto en el frente interno como en el externo, el oficialismo tuvo su peor semana de los últimos años, justo en vísperas de un referéndum que será vital para su futuro. El hecho de que en filas del MAS ya se considere la posibilidad de una derrota es la más clara muestra de que atraviesa por un mal momento.
http://www.lostiempos.com/noticias/19-01-09/editorial.php

La última oportunidad

Si nos ponemos a pensar en serio, debemos darnos cuenta que el próximo domingo es el día en que tenemos la última oportunidad de oponernos a los despropósitos masistas que sólo buscan eternizarse en el Palacio de Gobierno, mediante la práctica democrática del voto, democracia a la que, sea dicho, detestan, no la practican y a la que, paradójicamente, se oponen. Si se impone la Constitución masista en el referéndum, cosa que es lo más probable, porque se impondría el voto consigna; es decir, el voto ovejuno, con un Padrón nada confiable, donde hasta los muertos votarán, ya no tendremos otra oportunidad de vivir en un país en democracia.Al margen de todo lo que se dice en pro y en contra de la nueva Constitución que está poniéndose en consulta, hay elementos que la descalifican en su origen, porque es ilegal. Fue aprobada en un cuartel en La Glorieta y dentro de un cerco de ponchos rojos en Oruro; es decir, fuera de la sede legal que era la ciudad de Sucre, la que tuvo de sufrir la muerte de tres personas y cientos de heridos. No se debatió ni uno sólo de los artículos, bastaron los levanta manos; y se la reformó por un grupo de parlamentarios, sin atribuciones constitucionales para que ello suceda. En una palabra, acudiremos a las urnas el próximo domingo para legalizar lo ilegal y avalar con nuestro voto los despropósitos de una Asamblea Constituyente que no tuvo la menor idea de lo que es redactar una Constitución.Sólo nos queda la leve esperanza de poder rechazarla o de mostrar al mundo que la mitad de la ciudadanía se opone a un texto que viene a ser sólo un listado de artículos, en su mayoría, incoherente y contradictorios; excluyentes y peligrosamente depredadores de la institucionalidad.Ya lo dijeron los propios militantes del partido de gobierno, “es sólo una Constitución puente”, la que, si es aprobada, necesitará de cientos de leyes para ponerla en ejecución y donde aprovecharán para volver al radicalismo del texto original que sólo fue maquillado para no crear más oposición.Se supone que una Constitución es un cuerpo legal que norma básicamente la vida legal, social, económica e institucional de un Estado; pero, este no es el caso. Un solo artículo de la Constitución masista, permitirá a los nuevos parlamentarios realizar los cambios que se les antoje, con sólo una “mayoría de los presentes”; es decir, las leyes que ya están listas para salir del Palacio de Gobierno, adecuarán la Nueva Constitución y no al revés como tendría que ser. Normalmente un Estado serio tiene una Constitución a la que deben adecuarse todas las demás leyes.Un tema, de por sí sensible, es el de las autonomías departamentales, el que dio más de un dolor de cabeza al gobierno; ahora, para pretender engañar a la población, los que antes tildaban a los autonomistas de separatistas, imperialistas y oligarcas, se han convertido, por arte y magia de la demagogia, en furiosos defensores de las autonomías departamentales, pero no sin antes agregarle un condimento que le cambia por completo el sabor a ese plato fuerte: el de las autonomías regionales e indígenas originarias. Con sólo eso, chao a las autonomías departamentales. Por eso lo vemos a don Evo gritar, hasta caricaturísticamente: “¡¡Autonomía!!, ¡¡Autonomía!!...” con la permisividad de la política del “meterle nomás”.Sólo nos queda una última oportunidad para oponernos a la nueva Constitución masista; la última oportunidad de defender una verdadera democracia; la última oportunidad de vivir en un país para todos los bolivianos, con respeto, dignidad y libertad. La última oportunidad de decir, conciencialmente, NO al texto constitucional masista.Por lo menos…esa es mi opinión.
http://lapatriaenlinea.com/index.php?option=com_content&task=view&id=4214&Itemid=33

Opositores al MAS desplegaran la polera gigante por el NO

El estadio Lorgio ‘Yoyo’ Zambrano, fue el escenario seleccionado para desplegar los mas de la ciudad trinitaria sea el lugar en el que se desplegara los metros de tela de la Polera Gigante, por el No, la misma que fue confeccionada en Santa Cruz, durante la anterior semana. Los más de 250 kilogramos que pesa la Polera Gigante por el No, serán extendidos en todo el centro del estadio trinitario.
http://www.elmundo.com.bo/Secundarianew.asp?edicion=19/01/2009&Tipo=Politica&Cod=7883

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

Archivo del blog