Este blog ha sido creado para que los paceños nos quitemos el estigma de que somos masistas. LA PAZ NO APOYA AL MAS, La Paz no apoya los afanes totalitarios del gobierno de Evo Morales. Bienvenidos los nuevos lectores: LA PAGINA SE ACTUALIZA DIARIAMENTE

domingo, 7 de diciembre de 2008

Gobierno guarda silencio sobre las denuncias contra Quintana

El Poder Ejecutivo prefirió guardar silencio este sábado en torno a la denuncias de pactar con contrabandistas que involucra al Ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana. El Viceministro de Coordinación con los Movimientos Sociales, Sacha Llorenty, en Palacio Quemado, evadió las preguntas de los trabajadores de la prensa.La autoridad informó a los periodistas que la ex rehén de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Ingrid Betancourt, pidió al presidente Evo Morales apoyo a la campaña internacional por la liberación de los rehenes de la guerrilla.
http://lapatriaenlinea.com/index.php?option=com_content&task=view&id=538&Itemid=1

Susana Seleme: El informe infame

En regímenes políticos autoritarios y antidemocráticos, como el del MAS y sus hombres, la letra y el valor de las leyes llegan a tener propiedades malabaristas. Así, conceptos como Estado de derecho, Poder Judicial, legalidad y derechos individuales de las personas pierden contenido y se convierten en obsceno disfraz de pacotilla. Eso será el de triste memoria ‘Informe Mattarollo’. La sentencia del jefe de la misión ‘investigadora’, médico forense argentino, antiguo compañero político juvenil de la pareja presidencial vecina y financiado por ellos, más allá de todas sus groseras infamias, es un absurdo jurídico y político: tomó en cuenta sólo declaraciones de los allegados al Gobierno. Si los muertos –campesinos carne de cañón utilizados por el oficialismo para sembrar el caos en Pando– fueron 15 y los autonomistas cuatro, se está hablando, rotundamente, de un enfrentamiento armado entre dos grupos, con muertos de uno y otro lado. ¿Masacre? La impostura del forense obvió la definición de la palabra. Según el Derecho Internacional Humanitario, se considera masacre al acto de ejecución arbitraria de varias personas de manera simultánea, o en un periodo corto de tiempo, y cuando el número de víctimas son más de tres. Ese acto puede ser cometido por individuos u organizaciones. Vale decir que si los muertos de Pando no hubieran muerto en un enfrentamiento, como sí se dio en los hechos, la palabra masacre, o crimen de lesa humanidad Mattarollo ‘dixit’, tiene dos caras, una de las cuales él no tomó en cuenta. Es decir, la ejecución arbitraria que cometieron los organizados hombres del MAS contra los primeros muertos: Pedro Oshiro y Alfredo Céspedes, luego una mujer embarazada de 23 años, Velqui Paz Vaqueiro, los tres de la Prefectura, y más tarde el pastor Manuel Rivero. Cuatro, más de tres, ejecutados a mansalva. Si Mattarollo aceptara esa conclusión, podría hablarse de que en el enfrentamiento desde Filadelfia hasta Cobija hubo masacre de ambos bandos, hecho que él ignora en complicidad con el Gobierno. Aquí, la verdad es lo de menos.Mattarollo cumplió la orden de sus mandantes. Su informe es infame, burdo, malintencionado y abiertamente a favor del Gobierno, a quien le proporciona los elementos para ¿probar? la presunta culpabilidad de Leopoldo Fernández, inocente mientras no se pruebe lo contrario, y el forense no lo prueba. Todo el montaje ha sido para que el Gobierno y el ministro ex capitán justifiquen sus brutales acciones políticas, militares, policiales, contrabandistas, abiertas y encubiertas en Pando. Al Gobierno de Morales lo respaldan sus cómplices, entre ellos Unasur, convertida en instrumento político de Hugo Chávez, secundado por quienes siguen sumisos los afanes del caudillo geopolítico continental: la politización del organismo. La Organización de Estados Americanos (OEA), también politizada, es menos manejable, a pesar de sus actuales ejecutivos, ‘amiguitos’ de Chávez-Morales. No era competencia de la misión de Unasur determinar cómo superar las dificultades políticas, institucionales, legales y jurídicas en Bolivia. La parcialidad política para emitir y dictaminar juicios, a imagen y semejanza de los emitidos con anterioridad por un gobierno, como se ha dado en Bolivia, es una amenaza a la naciente Unasur, porque se trata de un intervencionismo colectivo.No es de ahora, sino desde el inicio de su mala gestión, que el MAS y sus hombres han convertido el Estado de derecho en obsceno disfraz de pacotilla.
* Máster en Ciencias Políticas
http://www.eldeber.com.bo/2008/2008-12-07/vernotacolumnistas.php?id=081206224036

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

Archivo del blog