Este blog ha sido creado para que los paceños nos quitemos el estigma de que somos masistas. LA PAZ NO APOYA AL MAS, La Paz no apoya los afanes totalitarios del gobierno de Evo Morales. Bienvenidos los nuevos lectores: LA PAGINA SE ACTUALIZA DIARIAMENTE

miércoles, 1 de octubre de 2008

Protectorado para Bolivia

Ante el temor de que las masas que apoyan al gobierno del presidente Evo Morales lleguen a ir tomando paulatinamente departamento tras departamento, como se hizo con Pando, los comités de ciudadanos de Beni y Santa Cruz han manifestado su interés en pedir un protectorado extranjero para los departamentos de la media luna.
Verdaderamente esta noticia es sorprendente porque no existen países que en la época contemporánea hayan efectuado semejante solicitud. Los protectorados se imponían, no se elegían. Ahora bien, la concepción de protectorado proviene del siglo XIX, pero fue en el Pacto de la Sociedad de Naciones, suscrito en 1919, donde quedó consagrada por el derecho internacional.
Allí se estipuló el sistema de mandatos, que establecía la misión de las potencias triunfadoras de dejar bajo su protectorado a muchos pueblos que habían estado bajo el control de los estados vencidos, y que por su escaso desarrollo no podían dirigirse por sí mismos. Esos países vencedores ejercerían la tutela en calidad de mandatarios y en nombre de la sociedad.
En la Carta de la ONU nuevamente se consagra el sistema de tutelaje mediante el Consejo de Administración Fiduciaria. Pero ahora sí, el sistema tutelar significaba claramente el compromiso internacional de preparar a esas gentes para el Gobierno propio o la independencia. Y de este modo, con el correr de los años, todas las poblaciones que estuvieron sometidas al sistema fiduciario, es decir al colonial, fueron adquiriendo la independencia plena.
Pero es evidente que la ONU pecó por apresuramiento, ya que muchos pueblos africanos que lograron su independencia no pudieron mantener un gobierno estable, y durante varios años sufrieron cruentas guerras civiles. Al extremo de que la ONU debió aprobar operaciones de tropas de la organización, denominadas Cascos Azules.
En nuestro continente también la ONU se sintió obligada a intervenir, sobre todo en Centroamérica, en el decenio del 80, cuando se produjeron graves crisis internas en esa zona. Se llegó hasta la constitución del Grupo de Observadores de la ONU en Centroamérica (ONUCA), el cual estuvo autorizado para vigilar el cese de fuego y la separación entre las fuerzas regulares nicaragüenses y la resistencia en pugna. Hasta se creó un cuartel general en Tegucigalpa, Honduras, y bases en los otros cuatro países centroamericanos.
Lamentablemente, Bolivia está sufriendo ahora una severa confrontación política que ya ha provocado muertes en Pando y que puede seguir ensangrentando al país, lo que quizás obligue a una intervención de la ONU o de terceros países. La oposición al MAS acusa a este partido de tratar de imponer una Constitución que le otorgaría poderes ilimitados en el futuro y que, además, establecería en el país un gobierno dispuesto a destrozar la economía cruceña, beniana y tarijeña, al esmerarse en implantar una reforma agraria en esas zonas, quitando tierras a personas que desean organizar grandes empresas agroindustriales, para entregarlas a colonizadores cuyo anhelo es el de sembrar coca, como está sucediendo en Yapacaní.
Esta intransigente actitud del Gobierno está determinando a los comités de Beni y Santa Cruz a buscar apoyos internacionales para impedir el trastrocamiento de la democracia y el derrumbe de la economía oriental. Además, han tenido presente que los observadores extranjeros llamados por el MAS se han dado cuenta de que la oposición no es la causante de la difícil situación política que atraviesa Bolivia.
Por ello, están considerando pedir la protección de un país vecino, el Brasil preferentemente, por estar muy ligado a Santa Cruz, no sólo por el gas sino porque muchas haciendas han sido desarrolladas con capital brasileño.
Evidentemente una protección es peligrosa, porque desvirtúa el concepto de independencia y soberanía. Pero es el Gobierno nacional el que debiera comprender que si continúa con su actitud despótica y amedrentadora, y no llega a entendimientos constructivos con la oposición, estará poniendo en peligro la propia integridad de la nación.
*Ramiro Prudencio L.es diplomático e historiador.

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

Archivo del blog