Este blog ha sido creado para que los paceños nos quitemos el estigma de que somos masistas. LA PAZ NO APOYA AL MAS, La Paz no apoya los afanes totalitarios del gobierno de Evo Morales. Bienvenidos los nuevos lectores: LA PAGINA SE ACTUALIZA DIARIAMENTE

miércoles, 6 de agosto de 2008

Lizandro Coca Olmos: Mensaje a la Nación

Bolivianas y bolivianos, queridos compatriotas: Bolivia se encuentra en una profunda encrucijada. No podemos negar que desde 1982, cuando recuperamos la democracia, emprendimos grandes e importantes avances hacia el progreso, la modernidad y la coexistencia pacífica, teniendo como norte los principios de libertad, igualdad y justicia, consagrados tanto en nuestros preceptos constitucionales como en nuestro himno nacional. Pero sería muy necio no admitir que también carecimos de la altura, el valor y la honestidad necesarios para lograr, en base a cada esfuerzo individual y a un espíritu de superación casi inexistente, superar tantos males como la pobreza, el desempleo y la corrupción. El eliminar todos estos males que han acechado y aún acechan nuestros destinos, fue la plataforma electoral de todos los gobiernos que asumieron el mando de la nación, antes de la recuperación de la democracia, pero muy especialmente desde 1982. Cada uno de los gobiernos pasados, con luces y sombras, y podría ser que con más sombras que luces, hizo un importante aporte en la construcción de la nación muy a pesar de todos los errores y delitos que pudiesen haberse cometido durante el proceso; eso es algo que no nos podemos negar a reconocer, puesto que si afirmáramos que todo en nuestra historia fue crimen y crueldad, que nunca ningún boliviano, gobernante o ciudadano, hizo nada bueno por su tierra, estaríamos viendo nuestra historia de una manera cínica, enseñándole a nuestros hijos que los bolivianos somos incapaces de patriotismo, y condenándolos a abandonar toda esperanza en un futuro mejor. Tenemos, entonces, la historia de una gran nación, cuyos habitantes tuvimos que luchar contra muchas injusticias, como el voto restringido y la dictadura, luchas de las que salimos victoriosos y con los brazos en alto. Que no se diga nunca que los bolivianos no vencimos batallas contra la injusticia, porque quien lo diga será un vil mentiroso. Sin embargo no fue suficiente, no es suficiente, y verdaderamente nunca lo será, porque la batalla por la libertad, la igualdad y la justicia, es una tarea eterna, en la que solamente pierde quien se rinde, quien abandona el proceso de construcción de, como diría Bolívar "una patria liberal que nos cobije a todos" Hoy encontramos un nuevo mal contra el que luchar, un mal que está intentando, desde dentro, destruir todo lo que hemos conseguido, derrumbar todo lo que hemos construido, y corroer el corazón mismo de la nación boliviana. Nuestras frustraciones, nuestros fracasos y nuestras insuficiencias, puesto que a veces no nos podemos explicar cómo es que después de tanto esfuerzo hayamos avanzado tan poco, están siendo aprovechadas por los políticos, haciéndonos creer que ésta es una guerra de bolivianos contra bolivianos, ya sea por el color de piel o zona geográfica en que se habita; estos nefastos personajes, con el único objetivo de preservar o ampliar su poder, nos están arrastrando dentro de una vorágine de odio y violencia, de la que inevitablemente sólo saldremos más lastimados, con mayor rencor, y con menos posibilidades de reconciliación. Tengan la seguridad de que los políticos que nos han empujado a la confrontación no encabezarán las luchas entre bolivianos, ellos permanecerán tranquilos, cómodos y en abundancia en sus casas, mientras nos mandan a morir por sus ambiciones, sus resentimientos y sus locuras. ¿Es que acaso no merecemos algo mejor que el odio y el enfrentamiento? ¿Es necesario que perdamos la paz y la libertad por completo, para apreciar su verdadero valor? ¿Estamos dispuestos a destruir nuestra nación, y a destruirnos a nosotros mismos, por defender a quienes circunstancialmente están en el poder? ¿No existe un camino de amor en lugar de odio, de sabiduría en lugar de violencia, de concertación en lugar de imposición, para continuar construyendo un mejor futuro para nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos? ¿Se ha vuelto tan pequeña Bolivia, que no alcanza para albergar a todos sus hijos? ¿No será que nos han hecho creer, para defender sus intereses particulares, que somos tan distintos, siendo en realidad tan parecidos y teniendo tantos problemas comunes contra los que necesariamente tenemos que luchar unidos? Yo estoy convencido de que la división de Bolivia, las peleas de hoy entre hermanos, son fruto solamente del egoísmo de los políticos. Ellos no quieren retroceder en sus ambiciones, y en su mezquindad, nos están destruyendo a todos. Bolivianas y bolivianos, recordemos las sabias palabras de nuestro Libertador, en su discurso de entrega de la primera Constitución de la República de Bolívar, el 25 de mayo de 1826: " Vuestro deber os llama a resistir el choque de dos monstruosos enemigos que recíprocamente se combaten, y ambos os atacarán a la vez: la tiranía y la anarquía forman un inmenso océano de opresión, que rodea a una pequeña isla de libertad, embatida perpetuamente por la violencia de las olas y de los huracanes, que la arrastran sin cesar a sumergirla. Mirad el mar que vais a surcar con una frágil barca, cuyo piloto es tan inexperto." lizandrocolmos@gmail.com www.lizandrocolmos.blogspot.com

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

Archivo del blog