Este blog ha sido creado para que los paceños nos quitemos el estigma de que somos masistas. LA PAZ NO APOYA AL MAS, La Paz no apoya los afanes totalitarios del gobierno de Evo Morales. Bienvenidos los nuevos lectores: LA PAGINA SE ACTUALIZA DIARIAMENTE

lunes, 18 de agosto de 2008

El último caudillo

Si bien el referéndum revocatorio no resuelve absolutamente nada y, al contrario, profundiza todos los problemas, este insólito e irregular hecho de nuestra vida democrática pone en evidencia algunas características —además de las siempre conocidas— de la política nacional.
Nunca escuché tantas veces como en los días previos, la afirmación: ´¿Y qué después del Evo? ¡¡No hay nadie!! ¿Qué hacemos?´. Y, sin embargo, para mí, una de las mejores noticias del proceso actual es que Evo Morales sea el último caudillo. Ustedes dirán: ¿Por qué esta mujer le tiene tanta bronca a los caudillos? Trataré de explicarme.
Los caudillos le han hecho muchísimo daño a nuestro país en la historia política. Los caudillos no son líderes, porque no se trata de la sabiduría que tienen y por tanto de las certidumbres para el futuro que señalan, no, los caudillos basan su relación con la sociedad en razones emotivo-afectivas, y por eso la gente los quiere, por eso los apoya y les fomenta el libre albedrío. Los caudillos no necesitan de instituciones; al contrario, las instituciones son consideradas obstáculos para ellos, por eso son centralistas, personalistas y destrozan las instituciones, para sustituirlas con su voluntad.
Para los caudillos, la política está por encima de la ley —como ya señaló el Presidente en el insólito y descarado discurso en el que dijo que cuando actuaba fuera de la ley, les decía a sus abogados que legalicen, ¡los muy lacayos!—, cuando en realidad la democracia siempre se ha tratado, y hoy también trata, de que los políticos no hagan lo que quieran, sino sólo lo que la ley les permite.
Los caudillos, además, suelen sentirse seres sobrehumanos, mesiánicos, por encima del bien y del mal, y sobre todo por encima del resto de los simples mortales. Por eso también son autoritarios, porque en su esquema no es aceptable que alguien piense distinto y mucho menos mejor que ellos; los caudillos son dueños de la verdad, se sienten ´elegidos´, por eso no consideran malo imponerse porque ellos saben lo que es bueno para el ´pueblo´, aunque el ´pueblo´ no lo sepa. Por eso el Señor Presidente dice, después del último e infructuoso intento de diálogo: ´les he ofrecido una nueva Constitución para sus autonomías´, porque el Presidente se siente dueño de la Constitución, es de él, por eso él la puede negociar y modificar; sus asambleístas, los masistas, sus congresales, sus ministros: ¡atentos a obedecer! Por eso no puede comprender una negociación, porque el caudillo no cede, hace el favor de escuchar.
Por supuesto, los caudillos son patriarcales y profusamente machistas; las mujeres para ellos somos objetos, adornos, obstáculos, aditamentos útiles para satisfacer sus bajos instintos. Por eso no pueden ser democráticos, porque a la mitad de la población —las mujeres— las miran como subalternas. El Presidente tampoco es distinto en ello, bastan tres ejemplos: ´a tanta gente puedo manejar y no puedo dominar una mujer´ (discurso del 14 de febrero de 2006 en el Chapare); ´me gusta hacer llorar a las mujeres´ (video.aol.com/video-detail/evo-morales-me-gusta-hacer-llorar-a-las-mujeres/1291190293 - 66k); ´me voy a retirar en mi katu de coca, con mi quinceañera y mi charango´ (Discurso 15 de julio 2008).
¿No les parece genial que Evo Morales sea el último caudillo?, ¿no les parece genial pensar que después de él podrían empezar a surgir verdaderos líderes en sentido democrático?
*Jimena Costa B.es analista.

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

DEFIENDE TUS DERECHOS, VOTA NOO!!

Archivo del blog